¿Qué son las API? ¿Cómo funciona y qué define una buena API?

Definición e importancia de una buena API

Las API tratan lo que es conexión. Como desarrollador de software, permitir que otros desarrolladores conecten sus aplicaciones con las suyas es un concepto atractivo. La colaboración de esta manera presenta un gran potencial para el rápido desarrollo de nuevos productos y servicios y la expansión de nuevos mercados.

Como usuario de aplicaciones, una conexión con aplicaciones complementarias es uno de los pasos más valiosos que puede realizar para su negocio.

¿Qué es una API?

La API es la 'fontanería digital' que hace posible las aplicaciones conectadas. API significa 'Interfaz de programación de aplicaciones'.

Como su nombre indica, es una interfaz de programación entre aplicaciones separadas que permite que cada aplicación se conecte, se comunique y comparta información con la otra. La belleza de la integración es que los datos no se fusionan ni se ensamblan en un solo lugar. En cambio, se vuelve móvil a través de las aplicaciones conectadas, manteniendo el propósito previsto de cada una de ellas, a la vez que agrega valor a ambas.

Procesos de una API

Puede pensar en un proceso API como un conjunto de reglas computacionales (el método) y herramientas de software (los bits prácticos) que administran qué, cuándo y cómo se comparte la información entre cada aplicación. La información en sí misma a menudo se denomina "recurso" y la conectividad que se logra comúnmente se denomina "integración".

api

¿Qué significa API?

Aplicación: piense en una aplicación como un cajero automático. Cuando entras a un cajero automático, esperas que te permita acceder a tu cuenta y completar una transacción como retirar dinero en efectivo. Al igual que un cajero automático, una aplicación proporciona una función, pero no está haciendo esto por sí solo, necesita comunicarse tanto con el usuario como con el banco al que está accediendo.

Una aplicación trata también de entradas y salidas. Una aplicación web, móvil o de servicios de fondo es como una máquina que resuelve un problema específico. La aplicación puede ser una aplicación orientada al cliente, como un sitio de reserva de viajes, o una aplicación de back-end, como un software de servidor que canaliza solicitudes a una base de datos.

Programación: las API permiten que el cajero automático se comunique con su banco. La programación es la parte de ingeniería del software de la aplicación que traduce la entrada en la salida. En otras palabras, traduce su solicitud de efectivo a la base de datos del banco, verifica que hay suficiente efectivo en su cuenta para retirar el monto solicitado, el banco otorga el permiso, luego el cajero comunica al banco la cantidad que retiró para que el banco pueda actualiza tu saldo

Interfaz: una interfaz de usuario (UI) es la forma en que interactuamos con una aplicación. En el caso del cajero automático, es la pantalla, el teclado y la ranura de efectivo, donde se produce la entrada y la salida.

Ingresamos nuestro número de identificación personal, ingresamos la cantidad de dinero que nos gustaría retirar y luego tomamos el dinero en efectivo que recibimos. Las interfaces son la forma en que nos comunicamos con una máquina. Con las API, es casi lo mismo, solo reemplazamos a los usuarios con software.

En pocas palabras, eso es una API: una interfaz que el software usa para acceder a cualquier moneda que necesite: datos, software de servidor u otras aplicaciones. En el caso del cajero automático, la máquina es el usuario final de una API, no el cliente que presiona los botones. Es lo mismo en el mundo digital.

¿Qué hacen las API?

Un sitio web utiliza una dirección URL para hacer una llamada a un servidor y abrir una página web en un navegador. Las API también facilitan las llamadas a un servidor, pero lo ejecutan de manera más simple. Se conectan a la web, lo que permite a los desarrolladores, aplicaciones y sitios acceder a bases de datos y servicios (o activos), como software de código abierto.

Las API hacen esto actuando como un conector universal que ofrece un conjunto de instrucciones estándar.

Los componentes de las API: lo que estás compartiendo y con quién lo estás compartiendo

conexion

Cadena de consumo API

Todas las API comienzan con activos compartidos, son la moneda de una API.

Pueden ser cualquier cosa que una compañía quiera compartir, ya sea internamente entre equipos o externamente con otros desarrolladores: puntos de datos, pedazos de código, software o servicios que una compañía posee y que valora compartir.

Luego está la API, que actúa como una puerta de enlace al servidor. Proporciona un punto de entrada para su audiencia (desarrolladores que usarán esos activos para construir su propio software) pero también actúa como un filtro para esos activos.

Nunca desea abrir todo su servidor y todos sus contenidos al mundo exterior.

Las API solo revelan lo que quieres que revelen. La audiencia inmediata de una API rara vez es un usuario final de una aplicación; generalmente son desarrolladores que crean software o una aplicación alrededor de esos activos. Aquí es donde los activos toman vuelo, generando nuevas formas creativas de implementar datos que anteriormente, pueden o no haber tenido un valor comercial real para su propietario.

También permite a los desarrolladores usar componentes de software reutilizables para que no repitan el trabajo que ya se hizo.


Todo esto da como resultado aplicaciones que están conectadas a datos y servicios, lo que permite que estas aplicaciones brinden experiencias más ricas e inteligentes para los usuarios. Las aplicaciones impulsadas por API también son compatibles con más dispositivos y sistemas operativos, proporcionando experiencias más fluidas.

Al final, los beneficiarios de estas aplicaciones son los usuarios finales. Las aplicaciones brindan a los usuarios finales una gran flexibilidad para acceder a múltiples aplicaciones sin problemas entre dispositivos, usar perfiles sociales para interactuar con aplicaciones de terceros y más.

¿Qué define una buena API?

Al igual que cualquier otro producto o servicio, diferentes API tienen diferentes niveles de calidad. Saber qué buscar en una API antes de tratar de integrar uno es importante. Así que analicemos algunas de las cosas que, desde una perspectiva de programación, hacen que valga la pena usar una API.

Documentación

La "documentación" es información que el creador de la API proporciona al programador, explicando todo, desde cómo hacer funcionar la API hasta por qué podría no estar funcionando y qué hacer al respecto. La calidad de la documentación a menudo tiene un gran impacto en la facilidad del uso de la API. Cuanto más clara y extensa sea la documentación, más suave será el funcionamiento de la herramienta.

Cumple con las expectativas

¿Sabes exactamente lo que quieres que esta API haga por ti? Las API tienden a ser muy específicas en lo que harán y lo que no harán. Si no ha definido claramente su problema antes de comenzar a buscar una API, es probable que se pierda en todas las diversas opciones y documentación de cada API.

Lo que es peor, no saber lo que espera de una API, o lo que su documentación promete que hará, significa que no hay forma de saber cuándo está fuera de lugar.

En resumen, primero decida que necesita X, luego encuentre la documentación de una API para ver si tiene X, luego pruébela para asegurarse de que no le dé Y en su lugar. Saber exactamente lo que quiere que haga una API es fundamental para evaluar con éxito cualquier API.

Buenos códigos de error

Junto con una buena documentación, tener códigos de error que tengan sentido es un elemento esencial de una buena API.

Si alguna vez ha escrito mal la URL de un sitio web, es probable que le hayan mostrado una página en blanco a excepción del "Error 404". Ese es un código de error, y aunque la mayoría de nosotros no sabemos lo que eso significa o qué hacer al respecto, el trabajo de un programador generalmente incluye asegurarse de que ese tipo de cosas aparezcan con la menor frecuencia posible.

Pero a veces les sucede a ellos también. Como cuando están tratando de usar una API. Cuando eso sucede, es útil que haya una aclaración, ya sea en el código de error o en la documentación, que los ayude a identificar el problema y solucionarlo. Los buenos códigos de error le dicen al programador "Está roto, y aquí está el por qué".

Fácil de probar

Las buenas API ofrecerán una forma de probar la interfaz antes de comprometerse con su uso. Esto es importante para que un programador pueda saber exactamente lo que está obteniendo y cómo usarlo. Si quieres X, deberías poder obtener X sin crear problemas en lugar de resolverlos.

Tratar con una API no cooperativa después de que se ha integrado significa horas-hombre desperdiciadas, lo que por supuesto cuesta dinero. También está la cuestión de haberse comprometido a usar la API (algo que a veces también cuesta dinero) y luego tener que volver a empezar con una API diferente.

Fácil de usar

Los programadores pueden ser muy hábiles en su trabajo y, como todos los demás, enorgullecerse de lograr cosas difíciles. Pero les gusta cuando las cosas se les hacen más fáciles. No quieren tener que pelear con el programa, o pasar días reescribiendo el código para que funcione.

Quieren poder leer la documentación, vincularla a su sistema y ejecutarla dentro del día, preferiblemente en una hora. Y ciertamente no quieren volver a abrirlo cada media hora para hacer el mantenimiento.

Rápido

La velocidad de las API varía ampliamente. Su necesidad de velocidad también puede variar, desde el lujo de misión crítica hasta el lujo extravagante. Dicho esto, una buena API se esforzará por mantener el tiempo entre la entrada y la salida de recepción lo más breve posible.

Después de todo, si una API es lo suficientemente lenta, se vuelve tan engorrosa que no vale la pena tener una. Probar una API para su tiempo de respuesta debe ser una parte crucial de la evaluación.

Tiempo de actividad significativo

El "tiempo de actividad" se refiere al tiempo que un programa dedica realmente a ejecutar el programa. Es como firmar en la fábrica: "X días desde el último accidente": quiere que ese número sea lo más alto posible. El tiempo de inactividad puede ser el resultado de muchas cosas, incluidos los problemas con el hardware (como que alguien se cayó en la sala de máquinas y desenchufó todos los servidores), problemas con el software (un error o falla en el código) o una multitud de otros cosas.

Un mayor tiempo de actividad significa que una empresa ha hecho un buen trabajo al evitar o reparar rápidamente estos problemas, asegurándose de que sus servicios estén siempre disponibles para sus clientes. De lo contrario, a menudo es un problema con la redundancia (ver más abajo).

Redundancia

"Redundancia" significa tener copias de seguridad. Un buen sistema de computadora tiene múltiples redundancias en múltiples ubicaciones para cubrir cortes de energía, fallas de computadoras y servidores, y desastres naturales. Si se han preparado correctamente, la mayoría de los problemas con el tiempo de inactividad estarán cubiertos por redundancias.

Monitoreo de desempeño por un tercero

La supervisión del rendimiento se puede realizar tanto interna como externamente, y se utiliza mejor en tándem. Pero para las empresas que buscan usar una API, lo mejor es tener una fuente externa que pueda verificar que la API tenga un tiempo de actividad alto y que sea lo más rápido posible. Al enviar las solicitudes como lo harían los clientes, el tercero prueba la API para asegurarse de que se está ejecutando correctamente, y luego les informa a los clientes potenciales que la API es confiable.

Escalable

Algunos trabajos solo pueden ser realizados por una sola persona. Leonardo pintando la Mona Lisa es un ejemplo. Algunos trabajos son más rápidos cuando se aplica mano de obra adicional, como cavar una zanja. Eso es "escalable" y las buenas API son escalables. Si la demanda llega a ser demasiado alta y los servidores se atascan, la API debería poder aplicar más servidores al problema para manejar el tráfico adicional, al igual que agregar palas adicionales a la tarea de cavar la zanja.

Compatible con versiones anteriores

Esto significa que los creadores de una API no reescribirán arbitrariamente sus propias reglas para comunicarse con dicha API. Cualquier cambio realizado en la API debe ser compatible con versiones anteriores, de modo que el código que escriba contra una API no se rompa sin previo aviso.

Cualquier cambio de compilación necesario se publica como una versión completamente nueva de la API (en una dirección diferente), o la implementación es un evento coordinado, y todos los clientes de la API reciben la notificación con el tiempo adecuado para prepararse para los cambios.

¿Por qué preocuparse por las API?

Una buena API aporta un gran grado de potencia, versatilidad y funcionalidad al código existente de un programa, aplicación o sitio web. Aumentan la velocidad y la confiabilidad de las comunicaciones entre programas. Cada vez que ha visto un botón "Me gusta", un video de Youtube incrustado o una inserción de Google Maps en una página web, está viendo los frutos de una API.

Las API hacen que todo funcione más uniformemente; una API bien desarrollada puede ahorrar innumerables horas de trabajo, y ese tipo de agilización siempre es apreciado tanto por programadores como por profesionales de negocios. Ya sea que los hayas reconocido o no cuando los has visto en acción, es probable que hayas estado contento o agradecido por algo que una API ha hecho por ti.

Si necesitas el desarrollo de una api personalizada, puedes contratar estos servicios aquí.